El Obrero es Digno de Su Salario


  • Jesús dijo de los obreros que predican el Evangelio del Reino:

“yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado. Enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia. Proveáis oro, ni plata, ni cobre en vuestras bolsas; alforja para el camino, ni dos túnicas, ni calzado, ni bordón; porque el obrero digno es de su alimento.” (Mateo 10:7-10 RVG10-R)

“…posad en aquella misma casa, comiendo y bebiendo lo que os dieren; porque el obrero digno es de su salario. No os paséis de casa en casa.” (Lucas 10:7 RVG10-R)

  • Pablo dijo de esta orden del Señor:

“¿No soy apóstol? ¿No soy libre? ¿No he visto a Jesucristo nuestro Señor? ¿No sois vosotros mi obra en el Señor? Si para otros no soy apóstol, para vosotros ciertamente lo soy; porque el sello de mi apostolado sois vosotros en el Señor. Ésta es mi respuesta a los que me preguntan. ¿Acaso no tenemos derecho a comer y beber? ¿No tenemos derecho de traer con nosotros una hermana, una esposa, como también los otros apóstoles, y los hermanos del Señor, y Cefas? ¿O sólo yo y Bernabé no tenemos derecho a no trabajar? ¿Quién jamás fue a la guerra a sus propias expensas? ¿Quién planta viña, y no come de su fruto? ¿O quién apacienta el rebaño, y no se alimenta de la leche del rebaño? ¿Digo esto como hombre? ¿No dice esto también la ley? Porque en la ley de Moisés está escrito: No pondrás bozal al buey que trilla. ¿Tiene Dios cuidado de los bueyes? ¿O lo dice enteramente por nosotros? Sí, ciertamente por nosotros está escrito; porque con esperanza ha de arar el que ara; y el que trilla, con esperanza de participar de lo que espera. Si nosotros sembramos en vosotros lo espiritual, ¿es gran cosa si cosechamos de vosotros lo material? Si otros participan de este derecho sobre vosotros, ¿por qué no nosotros? Pero no hemos usado de este derecho; antes todo lo sufrimos, por no poner ningún obstáculo al evangelio de Cristo. ¿No sabéis que los que ministran en las cosas santas, comen del templo; y que los que sirven al altar, del altar participan? Así también ordenó el Señor que los que predican el evangelio, vivan del evangelio. Pero yo de nada de esto me he aprovechado; ni tampoco he escrito esto para que se haga así conmigo; porque prefiero morir, antes que nadie haga vana esta mi gloria.” (1 Corintios 9:1-15 RVG10-R)

  • De la honra a los ancianos (1 Pedro 5:1-3) de la Iglesia local dice:

“Si alguno, o alguna de los creyentes tiene viudas, manténgalas, y no sea gravada la iglesia; a fin de que pueda ayudar a las que en verdad son viudas. Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor; mayormente los que trabajan en predicar y en enseñar. Porque la Escritura dice: No pondrás bozal al buey que trilla. Y: Digno el obrero de su jornal.” (1 Timoteo 5:16-18 RVG10-R)

“Y al que se le enseña la palabra, que comparta toda cosa buena con el que le enseña. No os dejéis engañar, de Dios nadie se burla; pues todo lo que el hombre siembre, eso también segará. Porque el que siembra para su propia carne, de la carne segará corrupción, pero el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.” (Gálatas 6:6-8 LBLA)

  • De la siembra en los ministerios apostólicos, enviados a predicar el Evangelio dice la promesa de una cosecha conforme a la riqueza de la gloria del Padre:

“Lo que también habéis aprendido y recibido y oído y visto en mí, esto practicad, y el Dios de paz estará con vosotros. Me alegré grandemente en el Señor de que ya al fin habéis reavivado vuestro cuidado para conmigo; en verdad, antes os preocupabais, pero os faltaba la oportunidad. No que hable porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme cualquiera que sea mi situación. Sé vivir en pobreza, y sé vivir en prosperidad; en todo y por todo he aprendido el secreto tanto de estar saciado como de tener hambre, de tener abundancia como de sufrir necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Sin embargo, habéis hecho bien en compartir conmigo en mi aflicción. Y vosotros mismos también sabéis, filipenses, que al comienzo de la predicación del evangelio, después que partí de Macedonia, ninguna iglesia compartió conmigo en cuestión de dar y recibir, sino vosotros solos; porque aun a Tesalónica enviasteis dádivas más de una vez para mis necesidades. No es que busque la dádiva en sí, sino que busco fruto que aumente en vuestra cuenta. Pero lo he recibido todo y tengo abundancia; estoy bien abastecido, habiendo recibido de Epafródito lo que habéis enviado: fragante aroma, sacrificio aceptable, agradable a Dios. Y mi Dios proveerá a todas vuestras necesidades, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.” (Filipenses 4:9-19 LBLA)

¿Cómo eran esas iglesias como la de Filipo en la región de Macedonia?

 

“Asimismo, hermanos, os hacemos saber la gracia de Dios que ha sido dada a las iglesias de Macedonia; que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad. Porque de su voluntad dado conforme a fuerzas, yo testifico, y aun más allá de fuerzas; pidiéndonos con muchos ruegos que aceptásemos la ofrenda y la comunicación del servicio para los santos. E hicieron, no como lo esperábamos, sino que primero se dieron a sí mismos al Señor, y a nosotros por la voluntad de Dios. De manera que exhortamos a Tito, que como comenzó, así también acabe esta gracia entre vosotros también. Por tanto, como en todo abundáis, fe, y palabra, y ciencia, y toda solicitud, y vuestro amor para con nosotros, que también abundéis en esta gracia. No hablo como quien manda, sino por causa de la diligencia de otros, y para probar la sinceridad de vuestro amor. Porque ya sabéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor de vosotros, siendo rico se hizo pobre; para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.” (2 Corintios 8:1-9 RVG10-R)

  • La siembra generosa, la semilla de gracia y la cosecha sobrenatural:

“Pero en cuanto a la suministración para los santos, por demás me es escribiros; pues conozco vuestra buena disposición, de la cual me glorío entre los de Macedonia, que Acaya está preparada desde el año pasado; y vuestro celo ha estimulado a muchos. Mas he enviado a los hermanos, para que nuestra gloria de vosotros no sea vana en esta parte; para que, como lo he dicho, estéis preparados; no sea que si vinieren conmigo los de Macedonia, y os hallaren desprevenidos, nos avergoncemos nosotros, por no decir vosotros, de este firme gloriar. Por tanto, consideré necesario exhortar a los hermanos a que fuesen antes a vosotros, y preparasen primero vuestra bendición antes prometida para que esté preparada como de bendición, y no como de mezquindad. Pero digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra abundantemente, abundantemente también segará. Cada uno como propuso en su corazón; no con tristeza, o por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia; a fin de que, teniendo siempre toda suficiencia en todas las cosas, abundéis para toda buena obra; como está escrito: Esparció, dio a los pobres: Su justicia permanece para siempre. Y el que da semilla al que siembra, también dará pan para comer, y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia; para que enriquecidos en todo abundéis en toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros agradecimiento a Dios. Porque la suministración de este servicio, suple no sólo lo que a los santos falta, sino también abunda en muchas acciones de gracias a Dios; Pues por la experiencia de esta suministración glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por liberal contribución para ellos y para todos; y por la oración de ellos a favor vuestro, los cuales os quieren a causa de la supereminente gracia de Dios en vosotros. Gracias a Dios por su don inefable.” (2 Corintios 9:1-15 RVG10-R)

  • La visión que tenemos de la Iglesia dará dirección a la Iglesia, si la vemos en escases y miseria, así la trataremos y así creerán que están y deben estar. Si la vemos a través de las promesas de Dios, la vemos prospera para bendecir:

“Y si hijos, también herederos; herederos de Dios, y coherederos con Cristo; si es que padecemos juntamente Él, para que juntamente Él seamos también glorificados.” (Romanos 8:17)

“Amado, mi oración es que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.” (3 Juan 1:2)

“Canten y alégrense los que están a favor de mi justa causa, y digan siempre: Sea exaltado Jehová, que se complace en la prosperidad de su siervo.” (Salmos 35:27 RVG10-R)

En resumen:

  • El que predica el Evangelio es DIGNO de recibir salario por hacerlo.
  • No es pecado que el que trabaja en la prédica del Evangelio tenga esperanza de recibir una justa remuneración material o salario.
  • Es un derecho de los obreros del Evangelio.
  • Es una ORDEN DEL SEÑOR, por tanto debe ser obedecida.
  • Los ancianos (pastores, apóstoles, profetas, evangelistas y maestros – Ef. 4:11) que gobiernan bien y enseñan al pueblo son DIGNOS DE DOBLE HONRA (sustento).
  • Es responsabilidad de los discípulos que son prosperados en su mente por la enseñanza de los ancianos (y por ende en todas las cosas y en su salud – 3 Juan 1:2) hacer partícipe de todo lo bueno que reciben a sus maestros en la Palabra.
  • Cuando se sustenta los ministerios apostólicos de Cristo se acumula en la cuenta de tesoros del cielo a favor de la Iglesia fiel – Mateo 6:19-21.
  • Sustentar con salario a los obreros del Evangelio es una llave para recibir de Dios provisión sobrenatural conforme a sus riquezas en gloria (recuerda la viuda y a Elías – 1 Reyes 17:10-16).
  • Es una muestra de la sinceridad del amor de la Iglesia por sus pastores y líderes, es HONRA.
  • POR OTRO LADO: el obrero no debe desear ganancias deshonestas, ni tener un corazón avaro, debe ser movido por la gracia, para dar por gracia lo que ha recibido. Esto se balancea con el deber de la Iglesia de sustentarlo en amor.
About these ads

8 comentarios hacia “El Obrero es Digno de Su Salario”

  1. si pero bien dice coman de lo que les den no de lo que pidan o exijan

    • Apaavj, yo también le he encontrado “pajitas a la leche” pero por eso no he dejado mi familia de fe y a mi Padre, en todas las épocas y en todas las denominaciones podríamos encontrar errores que seres humanos inmaduros o inescrupulosos hacen… Pero la Palabra es viva y eficaz para los que la practicamos con fe… En mis 15 años sirviendo al Señor claro que he visto cosas que traen vergüenza al Camino de la Verdad, como dice la Palbra, pero tambión he visto a muchísimos siervos de Dios ir la milla extra, dar la túnica y la capa, y esforzarse por la Iglesia y por el prójimo…estos no son los que se ven en las noticias ni medios de comunicación secular, ni siquiera les interesa que la gente les felicite, quieren hacerlo en lo secreto para que su Padre que ve en lo secreto los recompense en público.En todos estos años he llegado a una conclusión y es esta: Cuando veo algo que está mal en la iglesia o en la sociedad, no huyo de ella, permanezco y hago la diferencia. Bendiciones!

      Apóstol Jaime Galván

  2. Que pena que estas verdades biblicas algunas iglesias la pasen por alto y no valoren el esfuerzo de su pastor por instruirles y ensenarles conforme a la voluntad de Dios.

    • Así es Pastor Pedro, Dios le bendiga. Pero nos toca a nosotros los pastores tener que enseñarlo. Una vez el Señor me preguntó: ¿Quieres que el pueblo sea bendecido? Le contesté que sí y me dijo: pues enseña lo que dice mi Palabra de como honrar, no le robes la oportunidad a la gente de ser bendecidos por mi con recompensa de profeta negándoles que te den el vaso de agua.

  3. Oscar F. Herrera Dice:

    Dios los bendiga por este estudio,sin embargo creo que también el obrero es digno de su salario,en apoyo, fidelidad, una palabra de aliento, respaldo moral,intercecion, por parte del pueblo que Dios le ha delegado. Este salario también vale. Bendiciones

  4. Jorge Arturo Vargas Patiño Dice:

    Todas las citas, desde el comienzo, muestran un apego a la Palabra de Dios mas que a la propia opinión humana. Invita esta exposición a una sabia objetividad. Estoy en una Iglesia en la que ha habido progreso espiritual y material, pero la actitud de unos muy influyentes ha sido la de asignar salarios al Despacho Pastoral de manera inversamente proporcional. Su antecesor obtenía el doble hace 65 meses.

    • Le recomiendo que los prepare en la Palabra haciendo un estudio de cómo dar honra y cómo en la Biblia esto muchas veces significa dar a otros bienes materiales como en el contexto de este versículo: 1 Timoteo 5:17 Los ancianos que cumplen bien su función deberían ser respetados y bien remunerados, en particular los que trabajan con esmero tanto en la predicación como en la enseñanza.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.003 seguidores

%d personas les gusta esto: